Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • Dieter ganó Dale Con Ganas
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Bajó 118 libras y recuperó su salud
  • Próximo álbum

Dieter ganó Dale Con Ganas

El integrante de la familia Goldschmidt logró rebajar el mayor número de libras y con eso ganó la competencia, por ello aquí te mostramos su transformación.
Pocos creyeron que al final pudiera vencer su sobrepeso, pues su actitud con el equipo no fue la mejor.
Aunque siempre mostraba una sonrisa, la verdad era que Dieter no estaba agusto con sus 340 libras de peso.
La obesidad lo tenía a punto de sumir a su organismo en una crisis que incluso le pudo haber costado la vida.
Ana, su madre, decidió entrar en la competencia como una última oportunidad para luchar por la salud de su hijo, quien hasta ese entonces no creía en nada.
Uno de sus principales problemas era la autoestima baja y saberse comedor compulsivo, pues ante cualquier presión, Dieter se saturaba de comida.
En la primera semana Dieter no sabía a loq ue se enfrentaba y prueba de ello es que llevó a su familia al borde de la desintegración.
Lo que él consideraba fuerza de voluntad era miedo e inseguridad y eso lo dejó en evidencia su tío Juan, quien salió de la competencia sin dirigirle la palabra a Dieter.
En la primera semana de competencia Dieter se sometió a estudios médicos y le fue diagnosticada una condición de prediabetes.
La misión parecía imposible, no solo por el sobrepeso, sino por la actitud egoista y prepotente que Dieter demostró en las primeras semanas.
Al ser el más joven de la competencia, sabía que era también el de mayores oportunidades dentro y fuera de su equipo.
Efectivamente su condición rindió buenos resultados en las primeras semanas, pero a un precio muy alto, pues su familia cada vez lo soportaba menos.
Cuando llegó la competencia de baile, su tío Juan consideraba que no podría ganar y se molestó cuando Dieter decidió, contrario a lo que pensaba el equipo, que él podría ganar el reto de la semana.
En el maratón de baile fue avanzando en las eliminatorias, donde no solo se debía resistir las largas sesiones de baile, sino también quemar calorías.
Dieter hizo lo que nunca y se entregó por completo en la pista de baile y llevó el reto hasta sus últimas consecuencias.
En la muerte súbita Dieter se impuso a Ignacio de la familia Valdez, lo que sorprendió a propios y extraños.
Semana a semana la báscula parecía sonreírle a Dieter, pero con el cambio de entrenadores también llegó el descontrol.
A Dieter le costó trabajo asimilar la forma de entrenar de Oscar, pues se había identificado muy bien con Luis.
Después Dieter tuvo que enfrentar los primeros avisos de que podría quedarse sin su madre en el equipo, pues las pruebas eran cada vez más difíciles y Ana presentó algunos problemas.
Esto asustó a Dieter y decidió emprender el camino del ejercicio para poder sacar adelante a su dividido equipo.
La misión parecía sencilla, pero de pronto la báscula le dejó de sonreír a Dieter y con ello llegaron las malas noticias.
Esa semana de relajamiento que tomó Dieter le costó la eliminación a Ana, quien antes de marcharse le pidió a Juan y Aurora que apoyaran con todo a Dieter para llevarlo hasta la final.
Sin emabrgo ese golpe le afectó bastante a Dieter. ¿Podría recuperarse o se sumergiría de nuevo en su viejo refugio: la comida?
Por fortuna para él y su equipo, Dieter decidió entregarse con más energía a los entrenamientos para seguir perdiendo libras.
Sin embargo los problemas de sobrepeso no solo son cuestión de buenos deseos, sino de trabajo intenso en los ejercicios y la forma de comer.
A mitad de la competencia los cambios físicos de Dieter eran notables y se perfilaba para llegar a la final, pero ¿podría hacerlo con sus tíos casi sin dirigirle la palabra?
La crisis llegó en la semana cuando el reto fue jugar con el equipo de Chivas USA. Ahí todos los participantes de Dale Con Ganas decidieron que Dieter no ayudaría y lo dejaron fuera.
Pese a la decisión, Dieter le demostró a sus tíos que él se mantenía como el participante más redituable de la competencia.
Sin embargo el daño estaba hecho y aunque él se sentía confiado para seguir avanzando, sus tíos estaban a punto de romper relaciones con él.
Oscar se mantuvo siempre a su lado y como entrenador logró sacarle la mejor parte a Dieter. Ahora básicamente eran ellos dos frente al resto de los competidores.
La situación al interior del equipo se volvió prácticamente insoportable con todos los integrantes culpándose entre sí por los resultados que los colocaron en situación de eliminación.
En esos momentos el caracter de Dieter fue fundamental para poder seguir en la competencia, pues sus tíos consideraban que ya no tenía nada más que ofrecer.
Aún con las críticas de su propia familia y del resto de los competidores, Dieter se mantuvo haciendo su trabajo para perder libras valiosas semana a semana.
¿Podría seguir adelante si su familia era eliminada? Tal vez, pero todo sería cuesta arriba, ya que la familia Vigil tenía aún tres de sus cuatro integrantes.
La guerra personal con su tío Juan le infundió la fuerza necesaria a Dieter, quien recurrió a su ego para mantenerse al frente en los retos.
Uno de los más pesados fue el reto de los escalones, en los que como equipo tenían que subir más de 500 veces las escaleras de tres peldaños.
Ya anteriormente Dieter había abandonado al equipo en por lo menos un reto y el temor de sus tíos era que en cualquier momento los dejara de nuevo a la deriba.
La lesión en la rodilla parecía dejarlo fuera, sin embargo Dieter se fajó para poder cumplir el sueño de su madre: perder el mayor peso posible para recuperar su salud.
Incluso Dieter se acercó más a otros competidores para poder conversar lo que no podía hacer con sus tíos Juan y Aurora.
En los tiempos muertos, el menor de los Goldschmidt se dedicó a hacer rutinas extras que al final rindieron frutos.
El riesgo de eliminación estuvo más cerca cada semana hasta que finalmente su tío Juan se fue y lo hizo muy molesto con Dieter.
Oscar sabía que no podía aflojar en sus rutinas con Dieter, pues las oportunidades de todo el equipo estaban en manos del más temperamental de los Goldschmidt.
Poco a poco la ropa comenzó a quedarle más grande a Dieter, señal inequívoca de que las cosas estaban por buen camino.
Al rebajar más de 40 libras Dieter ya mostraba que iría por todo en la competencia y que por lo menos llegaría a la final.
Sin importar que la familia Vigil estuviera perdiendo peso de manera impresionante con sus tres integrantes, Dieter se dedicó a lo suyo.
Ya solo con su tía Aurora como único apoyo, Dieter recuperaba la confianza en que el sueño de su madre, de que ganara la competencia, estaba más vivo que nunca.
Así llegó el momento de la transformación de estilo. Dieter siempre había querido vestirse como un chico de su edad, a la moda y sin verse mal.
El cambio de imagen comenzó con el corte de pelo y la barba, pues había que quitarle años a ese rostro que ya había perdido también varias libras.
El cambio dejó al descubierto a un joven de 18 años muy distante de la aseñorada silueta que Dieter tenía al entrar en Dale Con Ganas.
El mismo Dieter aceptó en aquel entonces que se sentía como en un cuerpo de 48 años y que estaba cansado de eso, de hacerse tanto daño él mismo.
Ahora era el momento para el nuevo Dieter, más joven, ligero y con una actitud totalmente distinta.
El bueno humor ahora era real, justificado por todo el trabajo realizado en el gimnasio junto a Oscar.
Así llegó el momento de la gran final, con un Dieter totalmente transformado y listo para disputar los $100 mil ante la familia Vigil.
Dieter comenzó su participación en la gran final con el pie derecho, pues ganó uno de los puntos a repartir al convencer a los jueces Tatiana y Taboo, este último de los Black Eyed Peas, que él había sufrido la transformación física más notable.
Estuvo a punto de ganar también la transformación de salud, solo que Rosario Vigil se llevó merecidamente ese punto, ya que logró eliminar la diabetes tipo 2.
Aún en desventaja frente a los Vigil que tenían tres oportunidades de ganar, Dieter llegó a la báscula como el rival más fuerte.
¡Y así fue! 118 libras le dieron la victoria final a Dieter, quien dejó a Rosario, Talia y David a solo una libra de ganar la competencia.
De inmediato Dieter buscó a uno de los responsables directos de su éxito, el entrenador Oscar Luna, quien supo manejar el temperamento del menor de los Goldschmidt.
Un cuerpo más sano, una mente responsable, el respeto de su familia y el resto de los competidores, así como $100 mil, fueron la recompensa al esfuerzo de Dieter.
La más feliz fue Ana, su madre, pues logró eliminar la obesidad de su hijo para que éste recuperara su salud gracias a Dale Con Ganas.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Transformaciones finales en Dale Con Ganas

Los "Zapatos viejos" de Gloria Trevi

¡Vanessa se casó! Las primeras fotos del gran día

¡Los Héroes del Norte ya tienen competencia!

Disfruta más imágenes
a tu izquierda