Una batalla entre la fe y el chantaje

El Cristo del Santo Entierro.

El Cristo del Santo Entierro.

La discusión entre ciencia y fe.

Galavision

Por fin los misterios fueron revelados y los especialistas, creyentes y científicos, dieron su opinión sobre los diversos fenómenos atribuidos a la fe donde la pregunta principal es, ¿son situaciones donde realmente opera una ente divina o se trata solo de manipulaciones mentales, de alucinaciones que nos hacen creer algo que en realidad no sucede? El análisis fue presentado por Galavisión con varios ejemplos a través de Milagros Decodificados.

Existes en el mundo infinidad de curanderos y sanadores, muchos de ellos considerados chantajistas, pero ¿qué sucede cuando los testimonios de la gente demuestran que algo cambió en sus vidas? Ese es el caso de Valdemiro Santiago de Oliveira, quien según los creyentes, realiza milagros sorprendentes por medio de la imposición de manos. Mira aquí el video

Según los científicos, todo está en la mente donde las reacciones químicas de sustancias de nuestro cuerpo son tan poderosas, que pueden lograr cambios notables en nuestro organismo. Según los expertos, el cerebro tiene la capacidad de generar las curas a sus propios males, solo es cuestión de encontrar la motivación suficiente para que las transformaciones se puedan sentir.

Sin embargo los creyentes atribuyen las sanaciones a cuestiones divinas, a una verdadera presencia de Dios por medio de la imposición de manos de Valdemiro Santiago, quien fundó una de las iglesias más grandes de Latinoamérica y donde los testimonios de sanidad se suman día con día, como el de la niña que sufrió cortaduras que la dejarían sin habla y que al final pudo cantar o el de la joven que padecía de una enfermedad similar a la lepra y que los medicamentos poco pudieron hacer. Sin embargo todo comenzó a cambiar con la imposición de manos e inyecciones de agua bendita.

Otro caso es el del Santo Entierro, un Cristo de madera que se ubica en el poblado de Taxco, México, en donde una imagen de Jesús en tamaño real tallada en madera, ha logrado que los creyentes aseguren que el Cristo los mira, pues tiene los ojos entreabiertos. Quienes acuden ante esta imagen no tienen duda de que sus peticiones han sido respondidas y muchos de ellos participan en rituales de flagelación, como una forma de recordar el dolor que sufrió Jesús en su crucifixión. Mira aquí el video

Una especialista en arquitectura analizó la posición del Cristo, el lugar donde se encuentra recostada la imagen, el ángulo de los ojos con respecto al piso, y señaló que todos los elementos están conformados de manera tal que brindan la percepción de que la figura te observa. Sin embargo hay testimonios de gente que se ha curado de situaciones en las que médicos decían no tener nada que hacer.

Finalmente una historia de exorcismo en la que un sacerdote colombiano asegura que su fe le ha dado la potestad para sacar demonios de las personas, como alguna vez lo hizo Jesús. Los expertos consideran que la mente es manipulable y que la gente puede caer ante ciertos estados mentales provocados, una especie de hipnosis, donde todo puede ser posible. Mira aquí el video

No obstante, algunos analistas consideran que en cuestiones de fe es poco recomendable jugar, porque los espíritus están ahí, en busca de alguien que les abra la puerta para poder actuar. El mundo espiritual es real, poderoso y nada recomendable para hacer experimentos sensoriales. ¿Es posible que los milagros presentados sean mero chantaje o los testimonios presentados son una prueba de que la fe mueve montañas? La respuesta la tienes tú. Mira aquí el video