• Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo 1 de La Viuda Negra
  • Capítulo 1 de La Viuda Negra
  • Capítulo 1 de La Viuda Negra
  • Capítulo 1 de La Viuda Negra
  • Capítulo 1 de La Viuda Negra
  • Capítulo 1 de La Viuda Negra
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo uno
  • Capítulo 1 de La Viuda Negra
  • Capítulo uno
  • Capítulo 1 de La Viuda Negra
  • Capítulo uno
  • Próximo álbum

Capítulo 1 de La Viuda Negra en fotos

Griselda Blanco fue encarcelada en Estados Unidos acusada de más de cien delitos, principalmente de narcotráfico.
Durante ocho años estuvo encerrada y debido a los cargos de asesinato, fue condenada a la silla eléctrica.
La llamada 'Viuda Negra' se hizo famosa por su creatividad para empaquetar droga en accesorios de mujer e introducirla en Estados Unidos.
Mientras ella inundaba Los Angeles, Nueva York y Miami con droga, Pablo Escobar era un ladrón de tumbas en Medellín.
Mucho antes de eso, en su infancia, Griselda vivió episodios que la marcaron para siempre y la convirtieron en la fría asesina.
Ahora, condenada a muerte, Griselda se vale de todo lo que tiene a su alcance para girar instrucciones, como lo hizo con su amante en las visitas conyugales.
Por medio de él envió a sus lugartenientes la instrucción para secuestrar a un personaje ligado con la alta política de Estados Unidos para negociar su libertad.
Pero no le sería fácil a una mujer que hizo de la violencia y el tráfico de drogas, una manera de levantar un imperio contra el imperio.
Griselda asesinó a sus esposos ya fuera por traiciones o mera desconfianza.
En la cárcel fue considerada como una criminal de alta peligrosidad, como una bestia fuera control.
Por esa razón en sus traslados a la corte para enfrentar las sesiones para determinar si sería sentada en la silla eléctrica, se tomaron todas las precauciones.
Griselda sabía que debía deter la ejecución a cualquier precio, pues la vida de su hijo Michael, secuestrado en Colombia, corría peligro.
El morbo de los medios de comunicación la acompañó en sus visitas a la corte, pero ella solo tenía en mente escapar para ir en auxilio de su hijo menor.
A las afueras del centro de justicia, la gente se manifestaba en contra de la pena de muerte.
Aunque mínima, 'La Viuda Negra' tenía la esperanza de salvarse de la ejecución y estaba segura que el juez le otorgaría la misericordia.
Sin embargo también había protestas de la gente cercana a todas las víctimas de Griselda Blanco, estimadas en más de 200.
Ya frente al juez, Griselda escuchó la decisión irrevocable que le negó la misericordia y por la cual sería ejecutada en la silla eléctrica.
Ante ello Griselda le aseguró al juez que se volverían a ver las caras y amenazó al fiscal con demostrarle quién era ella. Como prueba les dejó saber que aunque la acusaban de haber asesinado a tres de sus esposos, en realidad habían sido cuatro.
Sin embargo sus cómplices jamás la abandonaron e incluso uno de ellos se hizo pasar por cura, para entrar en la prisión a darle noticias y opciones para su salida.
Entre los mensajes estuvo el dedo que los secuestradores de Michael, su hijo, le enviaron como prueba de que lo lastimarían hasta que ella no llegara a Colombia.
Como un plan desesperado para lograr extorsionar al gobierno de Estados Unidos para que la liberaran y poder rescatar a su hijo en Colombia, Griselda planeó el secuestro del hijo del ex presidente John F. Kennedy.
El tiempo apremiaba, no solo por su posible ejecución, sino porque su hijo estaba siendo mutilado en vida.
Por desgracia para Griselda, el plan de secuestra al Kennedy Jr. fracasó y 'Richie', su mano derecha, fue capturado.
Desde Colombia le seguían llegando mensajes sobre el sufrimiento de su hijo y las condiciones para que fuera liberado.
Sin revelar su identidad, el secuestrador le hizo saber a Griselda que se trataba de una venganza y que para soltarlo, tenía que entregarse ella misma.
En el hospital y malherido, Richie espera el rescate de sus compañeros.
Norm Jones está seguro que Griselda Blanco intenrará escaparse de la prisión y lo comenta con los policías a cargo, pero éstos no le creen.
En prisión 'La Viuda Negra' recibe ayuda de su gente para un plan muy arriesgado para fugarse, que incluye morir por unos instantes.
A pesar de faltar segundos para la ejecución, Norm Jones tiene la corazonada de que algo va a suceder.
Y mientras tanto recuerda lo que le dijo a Griselda cuando la arrestó luego de años de perseguirla. El policía se había prometido darle un beso en la mejilla, al estilo de la mafia italiana.
Ya con el tiempo en contra, todo está listo para la ejecución de Griselda en la prisión y no se ve la forma de que pueda evitarlo.
Pero la última palabra no está dicha y su gente se mueve para rescatarla, aunque la descarga eléctrica ya fue ordenada y está en proceso.
Próximos álbumes

Ana Serradilla es una buena ciudadana

Últimos Capítulos de La Viuda Negra: Griselda Blanco forjó su leyenda a fuego y sangre

Últimos Capítulos de La Viuda Negra: Recuerda foto a foto los asesinatos de "La Madrina"

Últimos Capítulos de La Viuda Negra: Humor, muerte y sabor, lo que extrañaremos de Sugar

Disfruta más imágenes
a tu izquierda