Publicidad | Vea su anuncio aquí

La jueza Cristina Pereyra habla con la familia del joven acusado de asesinato

En contra de la  violencia juvenil

- Veredicto Final/TeleFutura

La violencia juvenil a la corte

VIDEO:  La violencia juvenil a la corte - TeleFutura

Ver videos
La violencia que mata a la juventud

VIDEO:  La violencia que mata a la juventud - TeleFutura

Ver videos

Un llamado a la conciencia

Las imágenes de la escena del asesinato a puñaladas de un estudiante de 17 años de una escuela secundaria de Coral Gables, Florida, recorrieron el mundo entero. En presencia de sus compañeros de clase, Andy Rodríguez, apuñaló a muerte a otro estudiante. Hasta ahora el mundo ha escuchado a la familia de la víctima, Juan Carlos Rivera, mientras que la familia del acusado ha permanecido callada. Por primera vez, Elsa Alfonso e Idalma Castresana, la madre y abuela del joven del acusado, rompieron el silencio con la jueza Cristina Pereyra y hablaron en exclusiva en Veredicto Final.

La violencia entre los jóvenes ha aumentado de manera alarmante. Según estudios, el homicidio es la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 a 24 años. Es por esto que Veredicto Final y la jueza Cristina Pereyra hicieron un llamado urgente a  la comunidad nacional para poner un alto de la violencia juvenil.La jueza Cristina Pereyra declaró que como madre y jueza,  una de sus prioridades ha sido buscar una solución al problema de agresividad entre los jóvenes. 

El especial comenzó con un recuento del asesinato que ocurrió en la escuela secundaria de Coral Gables. Un estudiante de 17 años, apuñaló a un compañero de clases causándole la muerte. La madre y abuela del joven acusado otorgaron una entrevista sorprendente a la jueza.

Otros casos de violencia

Durante el programa, la jueza dio su veredicto a varios casos de violencia juvenil.

En el primer caso del programa dos madres defendieron a sus hijos a capa y espada.  La demandante culpó a la hija de la demandada, de solo 16 años de edad, de seducir a su pequeño hijo de 12 años, al mismo tiempo que coqueteaba con otro muchacho, provocando golpizas entre los dos jóvenes.

En el segundo caso, un joven adolescente, quien dijo solucionar sus problemas con violencia, admitió que está en malos pasos. El joven confesó que vende drogas, que carga armas a la escuela y aseguró que hace mucho más dinero haciendo negocios turbios, que trabajando honestamente. 

La jueza invitó a un ex pandillero llamado Mario Forte para confrontar al joven descarriado. Forte declaró cómo perdió la cuenta de los asesinatos que presenció en sus siete años como pandillero y compartió con el joven cómo cambió su vida.

Por último, Jorge y Maria Gough, padres de Jaime Gough, un jovencito de 14 años que murió luego de que su mejor amigo lo apuñaleó 40 veces en el baño de su escuela, dieron un conmovedor consejo a la comunidad y se unieron a la jueza Pereyra en su llamado para acabar con la violencia juvenil.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí