Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Diversión en  Veredicto Final
  • Diversión en  Veredicto Final
  • Diversión en  Veredicto Final
  • Diversión en  Veredicto Final
  • Diversión en  Veredicto Final
  • Diversión en  Veredicto Final
  • Diversión en  Veredicto Final
  • Diversión en  Veredicto Final
  • Diversión en  Veredicto Final
  • Diversión en  Veredicto Final
  • Diversión en  Veredicto Final
  • Diversión en  Veredicto Final

Diversión en Veredicto Final

Parecía que la diversión comenzaba en Veredicto Final cuando apareció un payasito, pero lejos de llegar a divertir, llegó a responder una demanda.
Elizabeth Ferrer lo demandó porque lo que parecía una fiesta divertida se transformó en algo horroroso cuando el payoso pintó a la anfitriona de calavera.
Sin embargo la primera hora la familia de Elizabeth la pasó muy bien con las bromas y chistes del payaso.
Una prueba de lo ocurrido en la fiesta fue una colección de fotos que llevó la demandante.
Pero este singular payasito no quería molestar a nadie. Además de que es un recién llegado de Cuba y no sabía como se celebran las fiestas en Estados Unidos.
La jueza Cristina Pereyra negó la petición de la damandante de que le devolvieran sus 300 dólares, Pues a pesar de todo los niños se diviertieron.
A Elizabeth se le borró la sonrisa del rostro y aseguró que nunca más contratará a este payaso,
La jueza Pereyra también recibió a pollo rojo que fue contratado para repartir volentes.
A Carlos Wiches le pareció un trabajo sencillo, hasta que que se puso el traje.
Su jefe nunca le pagó durante los tres días que laboró y además no le permitía tomar agua.
Estuvo a punto del desmayo pues estaba a pleno sol y sin gota de agua, hasta que no pudo más y lo demandó.
La jueza Cristina Pereyra le dio la razón al pollo y le pidió al patrón que le pagara los días trabajados.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Haz click en las flechas para ver la próxima foto

Publicidad | Vea su anuncio aquí